(664) 607.5168
(664) 682.3320
clientes@bajarr.com
Ave. Ferrocarril #1,
Col. Libertad Parte Baja
Tijuana, Baja California C.P. 22300
Lunes a Sábado
8:00 am a 6:00 pm

Maíz, malta, cebada, acero, plásticos, madera, químicos e hidrocarburos son sólo algunos de los productos que llegan a nuestro estado por ferrocarril desde Canadá y diversos confines de la Unión Americana.

Baja California recibe materia prima para el uso y transformación de importantes productos que se manufacturan en el estado; la exportación del producto terminado será posible a través del ferrocarril convirtiéndonos ahora en un importante punto de origen.

En los últimos años se han establecido procesos en la operación, haciéndola más segura y eficiente, se rehabilitaron de 15 a 20 km de vía, se también dos puentes y se construyeron estaciones de transferencia para almacenamiento y resguardo, ampliando las capacidades del servicio. Todo este esfuerzo refleja una importante inversión de capital público y privado que permite sentar las bases de un crecimiento que detona los beneficios para la industria y la comunidad en Baja California.

El pasado junio de 2016, Baja California Railroad comunicó en rueda de prensa que obtenía los derechos de la concesión a través de un subarrendamiento, avalado por Metropolitan Transit System, y con esto iniciaría la serie de trabajos para poner en operación la Línea del Desierto.

En octubre 2016, Pacific Imperial Railroad se declara en bancarrota y tras ello BJRR solicita los derechos para adquirir los bienes de PIR. El pasado viernes 10 de marzo, la Corte Federal de Estados Unidos mediante el fallo de un juez de bancarrota otorga el derecho para la adquisición a BJRR, incluyendo la concesión otorgada por MTS.

El derecho a la concesión incluye la responsabilidad y condición de rehabilitar 70 millas de vía para convertirla en clase 2, según la Federal Rail Association, la cual permitirá transportar carga a una velocidad de 25 millas.

La Línea del Desierto, construida en 1906 por el norteamericano John Spreckels, con el fin de conectar San Diego y Arizona, decidió que el último tramo de la vía cruzara y no rodeara las montañas de La Rumorosa en espera de que en ese conjunto montañoso existieran minerales preciosos, como oro y plata.

Hoy la meta no es el oro o la plata, sino rescatar la confianza en un medio de transporte que a lo largo de la historia ha permitido el desarrollo económico. Este importante suceso será un detonante para el desarrollo industrial de la región generando la confianza del sector, atrayendo nuevas oportunidades de inversión para Baja California.

Hoy, la Línea del Desierto ya no es más una “vía imposible” sino una vía de nuevas posibilidades para la región Calibaja.

Con la adquisición de la concesión de la Línea del Desierto, la infraestructura actual de la vía corta Tijuana Tecate BJRR se extiende hasta el Valle Imperial California para conectar e intercambiar mercancía con las ferroviarias más importantes en Estados Unidos, convirtiéndonos en la base de un proyecto integral de un sistema ferroviario que permitirá a la región una competitividad sin precedentes para la industria.